National Sections of the L5I:

La caravana de Centroamérica - ¡Déjenlos entrar!

Printer-friendly versionPDF version

Han estado en la carretera desde el 12 de octubre, una "caravana" de más de 7,000 refugiados de Honduras, Guatemala y El Salvador, con destino a Tijuana en la frontera entre México y Estados Unidos. Ahora han llegado al sur de México. Han elegido este curso de acción porque ya no ven ninguna esperanza de una vida mínimamente decente y segura en sus propios países. Familias enteras, incluidos abuelos y niños pequeños, ven esto no como una manifestación política sino como una expresión de pura necesidad material. Marchan juntos para protegerse de los que quieren explotarles y hacerles daño: los traficantes de personas y las bandas criminales, quienes secuestran y usan a los refugiados para el narcotráfico o la prostitución.

Durante muchos años, el número de “refugiados” de Costa Rica, Honduras, El Salvador y Guatemala ha aumentado. Huyen de la pobreza extrema, así como de las guerras y la criminalidad rampante. Su destino es Estados Unidos. Pero solo en el primer semestre de 2018, EE.UU. y México enviaron de regreso a Honduras a más de 37,000 de estos refugiados, un ciclo de fuga, represión y deportación.
Mientras tanto, su objetivo, "la tierra de los libres", ya ha declarado un "estado de emergencia" debido a los "invasores", y ha enviado 5,000 soldados adicionales para proteger la frontera entre Texas y México, además de la policía fronteriza y la Guardia Nacional. Donald Trump ha denunciado la llegada proyectada a la frontera entre México y Estados Unidos de estas personas desarmadas y empobrecidas como una "invasión". Hablando en un mitin electoral, donde fue recibido por sus seguidores racistas con repetidos cantos de “U.S.A, U.S.A!” y "Build that Wall!" (¡Construye ese muro!), dijo: "Muchos pandilleros y algunas personas muy malas se mezclan en la caravana que se dirige a nuestra frontera sur".

Inspirados por su retórica de odio, miembros de las milicias de extrema derecha, fusil de asalto al hombro, desde el corazón de los territorios de Trump han declarado su intención de dirigirse a la frontera para repeler a los "invasores". También es de destacar que Robert Gregory Bowers, quien masacró a 11 fieles judíos, principalmente ancianos, en la sinagoga del Árbol de la Vida en Filadelfia, afirmando que "los judíos" estaban detrás de la "invasión de inmigrantes" en los Estados Unidos, parece haber elegido este objetivo debido a su historial de hacer campaña a favor de los refugiados. Los incidentes antisemitas han aumentado desde la elección de Trump y su fracaso en condenar inequívocamente una marcha de antorchas de blancos supremacistas en Charlottesville el 11 de agosto de 2017, uno de cuyos lemas era "¡Los judíos no nos reemplazarán!"

Mientras tanto, el presidente ha delineado los planes para construir lo que él llama "ciudades masivas de tiendas de campaña", y agregó con estudiado sarcasmo, "tiendas de campaña agradables", en terrenos desérticos, para cualquier persona que logre cruzar la frontera. Promete enviar 15.000 tropas federales más, diciéndoles que abran fuego contra los "invasores", tal es la demagogia que el presidente de derechas ha llevado a la campaña electoral en "la tierra de los libres".
Trump afirma cínicamente que estos pocos miles de refugiados pobres son una intervención deliberadamente "planificada" en las elecciones intermedias de Estados Unidos, que se llevarán a cabo el 6 de noviembre, por parte del gobierno venezolano y la figura de odio favorita de las derechas, el multimillonario George Soros. Soros está acusado de financiar el viaje con el objetivo de introducir de contrabando en los Estados Unidos a bandas de "izquierdistas", traficantes de drogas y otros criminales variados, para evitar que Trump vuelva a “hacer grande a Estados Unidos” al ayudar a los demócratas a ganar la Cámara de Representantes.

Por qué están marchando
La Iglesia católica en Honduras que, como muchas de las iglesias centroamericanas, tiene que cuidar a los pobres, explicó las causas de la huida de los miembros de la caravana como simplemente el resultado de una crisis económica y la "mala gobernanza" en el país. Esto ha continuado por muchos años y ha provocado "pobreza, desigualdad y falta de oportunidades" y ahora está conduciendo a una "tragedia humana". ¿Quizás la Iglesia Católica también es parte de la conspiración de izquierdas contra Trump?

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, admirador de Trump, confirma sus calumnias sobre los antecedentes criminales de los marchantes. Mientras tanto, como "recompensa", Honduras, al igual que los estados vecinos, ha sufrido recortes en la ayuda financiera de los Estados Unidos por no haber detenido la salida de los refugiados, y la administración de los Estados Unidos ahora está aumentando esta presión sobre México para que los detenga. En las ciudades y pueblos mexicanos en ruta los marchadores han sido recibidos, alimentados y protegidos. Al principio, el actual presidente, Enrique Peña Nieto, envió a la Infantería de Marina a la frontera sur de México en un vano intento de bloquear su entrada. Ahora ha ofrecido asilo a los refugiados en México con "mujeres y niños" tratados de manera preferencial. Pero, a excepción de unos pocos cientos, los manifestantes lo han rechazado, diciendo que quieren continuar su marcha por su derecho a una vida mejor. En las entrevistas, los hondureños en particular, destacaron las terribles condiciones de vida que los llevaron a huir.

Honduras ha sido considerada durante mucho tiempo como una de las "repúblicas bananeras" en el patio trasero del imperialismo estadounidense, cuyos monopolios continúan siendo los grandes terratenientes más grandes del país. La agricultura genera alrededor del 15 por ciento del PIB, principalmente a través de las exportaciones de café, bananas y madera tropical. La economía nacional depende de las remesas de los "hondureños exiliados", casi 4 mil millones de dólares al año, en un PIB total de $ 23 mil millones (2017). Todos los sectores económicos están, en última instancia, dominados por el imperialismo estadounidense, incluida una industria textil cercana a la costa y los centros de servicios de las corporaciones estadounidenses para América Central.

Además, nunca hubo una "reforma agraria" en Honduras; la falta de tierra cultivable para los pequeños agricultores los lleva a las ciudades, donde en su mayoría terminan en los barrios marginales. Según las estimaciones, el 70-80 por ciento de la población se considera extremadamente pobre. Según Wikipedia: “Más de la mitad de los habitantes viven por debajo del umbral de la pobreza, una quinta parte es analfabeta. La desnutrición es generalizada. La atención médica en áreas rurales es miserable (https://de.wikipedia.org/wiki/Honduras ).

En entrevistas con los refugiados, muchos han dicho: "queremos empleos, queremos tierra y pan", un futuro que sus hijos no pueden esperar en Honduras, pero saben que hay mejores empleos y salarios en los Estados Unidos. Allí se unirán a la gran cantidad de "hispanos" dentro de las industrias de construcción, servicios y hostelería del país.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO, asumirá el cargo el 1 de diciembre. Tiene un historial de apoyo a los posibles migrantes a los Estados Unidos y hace un llamamiento a las tradiciones de México de otorgar asilo bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas en la década de 1930. Cárdenas dio refugio a los republicanos españoles que huían de Franco, a los judíos que huían de Hitler y a León Trotsky que huía de los asesinos de Stalin.

Su partido populista de izquierda, el Movimiento Regeneración Nacional, conocido como Morena, está ayudando a la caravana. Al mismo tiempo, AMLO ha indicado que buscará un acercamiento con los EE.UU. después de los conflictos recientes sobre el TLCAN y la escandalosa demanda de Trump de que México pague por la construcción de su muro. Dado que Trump amenaza arrogantemente con represalias económicas, a menos que México impida que los refugiados se acerquen a los cruces fronterizos, esta podría ser la primera gran prueba del radicalismo de AMLO.

La lucha contra el racismo y por las fronteras abiertas.
Esta situación muestra claramente lo importante que es la lucha por las fronteras abiertas, por la libertad de movimiento de los refugiados de la guerra o el hambre, por las personas que buscan seguridad, trabajo y una vida mínimamente decente. Si el movimiento internacional de trabajadores se mantiene al margen, si defiende, aunque sea pasivamente, "sus" fronteras nacionales-estatales, mientras el capital puede enviar empleos y lugares de trabajo volando alrededor del mundo con solo un clic, entonces sacrificará la solidaridad que necesitamos para combatir a nuestros enemigos de clase. Si incluso los medios de comunicación burgueses pueden establecer la conexión entre la dominación de los mercados y el movimiento de refugiados, es decir, que cada "causa de huida" es un producto de la explotación por parte de bancos occidentales, compañías petroleras y mineras, agronegocios, etc., entonces las organizaciones de trabajadores también deben sacar sus conclusiones y participar activamente en la lucha contra los regímenes fronterizos racistas.

No debemos permitir que la escoria racista de Trump acose a los marchantes o que imite a los francotiradores de Netanyahu en las fronteras de la Franja de Gaza. Mientras la economía de los estados imperialistas desangra las semi-colonias del mundo, aquellos que luchan por una vida mejor dentro de su propio país corren el riesgo de ser víctimas de la marea de la derecha que arrasa el mundo. Para quienes huyen, la perspectiva política de su protesta debe ser su derecho a la libertad de movimiento, por lo que merecen y necesitan el apoyo de los movimientos de trabajadores mexicanos y estadounidenses.

En un momento en que un presidente de los Estados Unidos quiere levantar un muro y crear campos de concentración en la frontera, esta caravana de refugiados representa la lucha contra la cancelación imperialista arbitraria del derecho de asilo. Si las corporaciones estadounidenses arruinan las condiciones de vida de millones en el patio trasero de América Latina, entonces sus habitantes tienen el derecho de abandonar estos estados y es el deber de los gobernantes ricos de los Estados Unidos y de Europa, que han saqueado sus tierras durante siglos, dejarles entrar.

En esta lucha merecen nuestra solidaridad internacional. Será fantástico si el movimiento sindical mexicano, los estudiantes, los opositores de Oaxaca y Chiapas no solo ayudan a la caravana a llegar a la frontera, sino que se unan a esta marcha por decenas y cientos de miles a medida que se acerca a su objetivo. No debemos permitir que los fugitivos sean internados, dejados en manos de la crueldad de los campos de concentración del desierto o de los francotiradores. Deben experimentar la solidaridad, esa es la tarea clave.

Con este fin, la movilización en el lado estadounidense de la frontera, por el poderoso movimiento anti-Trump de trabajadores, jóvenes, mujeres, comunidades negras y latinas, sería de gran ayuda contra las milicias paramilitares por un lado, pero también por el derecho de los refugiados a entrar, como dicen los famosos versos grabados en la base de la Estatua de la Libertad:

Dadme vuestros cansados, vuestros pobres,
Vuestras masas amontonadas gimiendo por respirar libres,
Los despreciados de vuestras congestionadas costas.
Enviadme a estos, los desposeídos, basura de la tempestad.

Estas líneas no solo son una condena de los desvaríos del multimillonario Trump y de los supremacistas blancos tras él, sino una promesa que necesita hacerse realidad por los movimientos estadounidenses de obreros, jóvenes y mujeres y por cada persona progresista de esta nación de inmigrantes. Y lo mismo aplica igual, y completamente, a Europa.