National Sections of the L5I:

Las elecciones catalanas del 21 de diciembre

Printer-friendly versionPDF version

La campaña está en marcha en Cataluña para las elecciones al parlamento autonómico el 21 de diciembre. Es probable que la participación sea alta: el 82 por ciento de los encuestados dice a los encuestadores que tienen la intención de votar esta vez. La cuestión central volverá a ser la independencia o la permanencia en España. Sin embargo, debido a la grave represión desatada por Madrid en los últimos dos meses, los principales partidos nacionalistas burgueses que favorecen la secesión se han visto obligados a recortar sus velas para tomar parte en el proceso electoral.

El partido de centro-derecha Partit Demòcrata Català, PdeCAT del President Carles Puigdemont, y su socio de coalición de centroizquierda, Esquerra Republicana, ERC, se han distanciado de la declaración unilateral de independencia sin renunciar a ella, alegando que están buscando "negociaciones bilaterales con el Estado (español) y la UE ". Las encuestas de opinión sugieren que el resultado, entre los bloques partes pro y anti-independentistas, será una vez más muy ajustado, como lo fue en las cuatro ocasiones anteriores: dos elecciones regionales y dos referéndums.

Por el momento, los partidos pro-independencia parecen estar en camino de ganar nuevamente una estrecha mayoría de escaños. El sistema de elección es proporcional (la fórmula de D'Hondt, en lugar del método Webster / Ste Laguë, utilizado en Alemania) con listas de partidos, pero se dividen en las cuatro provincias que componen Cataluña. Éstas no son iguales en términos de cantidad de votantes; la provincia de Barcelona, ​​la más poblada y con mayor concentración de clase obrera, que se opone a la independencia, tiene 14 diputados menos de lo que debería en función del tamaño de su población. Las otras tres provincias; Girona, Lleida y Tarragona, con ciudades y pueblos más pequeños y una población rural mucho más grande, están sobrerrepresentadas. Así, en las elecciones regionales de 2015, los partidos separatistas ganaron el 53 por ciento de los diputados, pero solo el 48 por ciento del total de los votos.

La opresión de Rajoy
La represión del gobierno de Madrid contra los votantes durante el referéndum de independencia del 1 de octubre fue una escandalosa violación del derecho democrático elemental de una nación a la autodeterminación, como lo fue la negativa de la Unión Europea y de todos sus gobiernos miembros a protestar contra ella. El propio gobierno catalán dudó durante dos semanas, suplicando frenéticamente a Madrid y Bruselas para negociar. Luego, en un estado de desesperación, e incitados por la Candidatura de la Unidad Popular de extrema izquierda, CUP, emitieron la declaración de independencia el 27 de octubre. Los diez escaños de la CUP les dieron poder sobre dos partidos independentistas mucho más grandes en la coalición Junts pel Sí, porque sus votos en el parlamento eran esenciales para una mayoría separatista.

La objeción a la declaración, tanto para los demócratas coherentes como para los socialistas, no es que sea "unilateral", es decir, que se haga sin el consentimiento del parlamento de Madrid y el Tribunal Constitucional. El derecho a la autodeterminación significa la libre expresión de la voluntad de la nación que busca la secesión, con o sin el consentimiento del estado del que desea separarse. La falla democrática de la decisión de los nacionalistas catalanes fue que el referéndum, como el anterior y las elecciones regionales, no demostraron que contaran con el apoyo de una clara mayoría de los catalanes, por las razones expuestas anteriormente. Nunca ha habido un voto de mayoría claro e inequívoco para la secesión.

Los nacionalistas, liderados por las CUP, esperaban que la intransigencia y la inevitable represión de Rajoy harían moverse hacia sus posturas a una gran mayoría de los catalanes, pero esta era una táctica totalmente manipuladora y aventurera. Y destinada a terminar en un desastre.

A pesar de los cientos de miles que participaron en las manifestaciones callejeras, fue la incapacidad de los trabajadores de Cataluña para responder a la represión de Rajoy con una huelga general masiva que involucrara a trabajadores de fábricas, funcionarios y trabajadores del transporte, lo que provocó el estrepitoso estallido de Puigdemont y el triunfo de Rajoy. Solo la paralización del país con una huelga general podría haber respondido al intento de Rajoy de tomar el control de la Comunidad Autónoma. Un "estado" sin fuerza policial o burocracia a su disposición y sin el apoyo mayoritario de sus trabajadores no es un estado en absoluto y su existencia independiente es una ficción. Solo un pequeño-burgués desesperado podría pensar de manera diferente.

La rápida implementación del Artículo 155 de la Constitución Española, disolviendo el Gobierno y la Legislatura catalana, descubrió el farol de los nacionalistas burgueses de Junts pel Sí y los auto-denominados marxistas, anarquistas e incluso grupos "trotskistas" activos en las CUP.

Después de que la Audiencia Nacional acusara a los consellers catalanes de sedición y rebelión y Carles Puigdemont y cuatro consellers huyeran a Bélgica y pidieran asilo, la resistencia contra Rajoy resultó ineficaz. A pesar de las manifestaciones masivas iniciales y los bloqueos de carreteras, la Comunidad pronto estuvo dirigida por altos funcionarios enviados desde Madrid. La policía catalana, los divididos y desmoralizados Mossos d'Esquadra, obedecieron las órdenes del estado español.

Puigdemont, a su llegada a Bruselas, apeló patéticamente a la Unión Europea para que interviniera y mediara Madrid y Barcelona. Pero el presidente de la Comisión de la UE, Jean Claude Juncker, preocupado por otro desastre nacionalista a este lado del Canal de la Mancha, descaradamente descartó cualquier intervención de la UE, incluso el envío de observadores a las elecciones del 21 de diciembre, diciendo: "Creará incluso más caos en la UE... No podemos hacer nada. No podemos involucrarnos en eso". Puigdemont respondió que una Cataluña independiente imitaría al Brexit, pero luego retrocedió una vez más y afirmó sus credenciales pro-UE.

Sin embargo, el gobierno español ha abandonado su intento de obtener una orden de extradición europea para Puigdemont y sus consellers después de que los tribunales belgas dictaminaran que los cargos a los que se enfrentaban no eran crímenes en Bélgica y los consellers estaban frente a una amenaza a su derecho a un juicio justo si eran extraditados. De esta forma, Madrid abandonó sus esfuerzos el 14 de diciembre, aunque no los cargos en los tribunales españoles.

Por supuesto es posible que, entre bambalinas, los líderes de la UE se avergonzaran del creciente recurso de Rajoy a arrestos y acusaciones de sedición y rebelión, sacados del código legal del dictador Franco, y lo exhortaran a tranquilizarse antes de las elecciones. En cualquier caso, Rajoy optó por permitir que los líderes independentistas, incluido el exiliado Puigdemont, se presentaran a las elecciones. Hasta el momento permanece en Bruselas y continúa haciendo campaña para el puesto de presidente, aunque hay rumores de que puede regresar antes de la votación.

Mientras que seis ex consellers del gabinete han sido liberados bajo fianza de 100.000 euros, el ex Conseller en cap, Oriel Junqueras, líder de Esquerra Republicana, ERC, permanece en prisión, junto con los "dos Jordis"; Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural, una organización de la sociedad civil catalana, y Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional de Cataluña, otra organización civil pro-independencia, además de Joaquín Forn, ex conseller del Interior.

Sin embargo, a pesar de cierto relajamiento de las tensiones, las elecciones obviamente tienen lugar bajo la amenaza groseramente antidemocrática de que, si los catalanes votan por la mayoría de los partidos comprometidos con la independencia, entonces el artículo 155 permanecerá vigente, suspendiendo la autonomía catalana e impidiendo la formación de un gobierno a menos que, y hasta que, reconozca explícitamente la soberanía de la Constitución Española. Por lo tanto, la actitud de Rajoy hacia las elecciones es clara: Cara, gano yo; cruz pierdes tú.

Si, como parece posible, los partidos proindependentistas vuelven a ganar la mayoría, Rajoy continuará con el gobierno desde Madrid y las detenciones y los juicios. Sin embargo, si los partidos de la derecha, Ciutadans y PP y su lacayo el PSC ganan y forman una coalición, sin duda se desarrollará una farsa de prolongadas negociaciones sobre mejoras limitadas a la autonomía de Cataluña. También lo harán las manifestaciones nacionalistas. Además, Rajoy, que no tiene mayoría en las actuales Cortes, puede ir a las próximas elecciones generales españolas, esperando ganar una mayoría absoluta mientras la población todavía está entusiasmada con el chauvinismo español. Esperará que el PSOE y Podemos sufran fuertes derrotas y que los trabajadores y jóvenes desmoralizados y divididos del Estado español presenten poca resistencia.

La extrema izquierda y Cataluña
La mayoría de los llamados trotskistas en Cataluña, y sus co-pensadores internacionales, han capitulado al nacionalismo catalán y están activos en las CUP. Entre ellos se encuentra un grupo vinculado a la Corriente Marxista Internacional (Grant-istas) que cambió su posición para apoyar la independencia bajo el impacto del "movimiento de masas" de 2017, adoptando el lema de una República Socialista Catalana. Luego están los partidarios de la Corriente Socialista Internacional (Cliff-istas), en torno al periódico En Lucha; la CSI ha declarado:
"La decisión depende de la gente de Cataluña, pero esperamos que voten sí, del mismo modo que apoyamos el voto del Sí en Escocia. Estados como Gran Bretaña y España no son un instrumento de progreso, sino más bien armas en manos de nuestros enemigos, tanto contra su propia población como contra aquellos en todo el mundo explotados por multinacionales británicas o españolas. La independencia de Cataluña sería un golpe importante contra un estado imperial ".

El Comité por la Internacional de los Trabajadores también es un entusiasta del nacionalismo pequeño-burgués catalán, proclamando que "dentro de los movimientos independentistas nacionales a menudo está contenido un 'bolchevismo inmaduro'." Esta es una posición que recuerda al "trotskismo inconsciente" con el que sus predecesores saludaron las luchas antiimperialistas argelina, siria, cubana y vietnamita de los años sesenta. Como resultado, el CIT se propone la tarea de ganar "a la masa de la clase trabajadora para apoyar la independencia". De lo que no se dan cuenta es de que ganar a los trabajadores para el nacionalismo de ninguna manera los pone en el camino del bolchevismo, todo lo contrario.

Los grupos vinculados a la política de Nahuel Moreno, es decir, la Corriente Roja, la sección de la Liga Internacional de Trabajadores, y Lucha Internacional de la Unidad Internacional de los Trabajadores, UIT-CI, también están trabajando dentro de las CUP y apoyan la secesión como lo hace Revolta Global-Esquerra anticapitalista, que tiene vínculos con Izquierda Anticapitalista y la Cuarta Internacional. La Fracción Trotskista - Cuarta Internacional, una escisión del morenismo en la década de 1980, con una sección importante, el PTS en Argentina, es más cauteloso y no está en las CUP, sin embargo, también habla de la necesidad de "pelear por el liderazgo político de esta lucha por la independencia catalana".

Muchas de estas corrientes internacionales tienen un largo historial de adaptación oportunista al nacionalismo pequeño burgués, por ejemplo, en Quebec y Escocia. En el caso de los grupos basados ​​en Gran Bretaña, la mayoría también se unió a la cruzada por el Brexit con el argumento de que la división de los grandes estados imperialistas en pequeños sería progresista y promovería las demandas sociales.

Todas estas posiciones están en contradicción directa con la línea tomada por los fundadores del Bolchevismo y el Trotskismo. Lenin, un incisivo defensor del derecho a la autodeterminación de todas las naciones oprimidas, siempre señaló que el derecho al divorcio no implicaba el deber de buscar el divorcio y que, "para un marxista, por supuesto, en igualdad de condiciones, los grandes estados son siempre preferibles a los pequeños porque permiten el mayor desarrollo de las fuerzas productivas bajo el capitalismo y, por lo tanto, el crecimiento de la clase obrera y la organización de su movimiento sindical y político."

Asimismo, en 1931, Trotsky escribió: "¿Están interesados ​​los obreros y campesinos de las distintas partes de España en el desmembramiento económico de España? En ningún caso. Por eso, identificar la lucha decisiva por el derecho a la autodeterminación con propaganda para el separatismo, significa llevar a cabo un fatal trabajo."

Por lo tanto, son los trotskistas de hoy que se han adaptado a las CUP los que son "inconscientes" del Bolchevismo y el Trotskismo.
Erigir una frontera estatal entre los trabajadores catalanes y españoles, o entre los trabajadores escoceses e ingleses, lesiona el internacionalismo y, lejos de acercar la revolución socialista, la pospone activamente envenenando a los trabajadores con el nacionalismo. También abre el camino a llamadas posteriores para hacer sacrificios por "su" nueva patria.

Conclusiones
Nuestra crítica al gobierno catalán no es que hayan intentado dar a los catalanes el derecho de ejercer su autodeterminación: en eso tenían razón. Sin embargo, se equivocaron al forzar la decisión a través del Parlamento Catalán de tal manera que anulara los deseos de aquellos diputados que apoyaban el derecho a un referéndum, pero deseaban debatir sobre cómo podría hacerse efectivo. Declarar la independencia después de dicha votación, sabiendo las probables consecuencias, fue un acto de irresponsabilidad criminal con respecto a los trabajadores y jóvenes de la Autonomía y el país. Esto muestra lo desastroso que es el callejón sin salida al que pueden conducir los nacionalistas burgueses y pequeño-burgueses.

Movimientos como el movimiento nacionalista catalán, sus camaradas "nacionalistas cívicos" en Escocia, o los derechistas separatistas del norte de Italia, expresan el interés de clase de la burguesía y la pequeña burguesía de las regiones más desarrolladas dentro de los principales países imperialistas, que quieren tomar una mayor porción de la riqueza extraída de la explotación de la clase trabajadora. A pesar de cualquier concesión retórica a los valores "sociales", todos buscan el mismo camino: mini estados que sobrevivan buscando relaciones directas con bloques capitalistas internacionales y la Unión Europea, ofreciéndose a sí mismos como paraísos fiscales de bajos impuestos, libres de regulación del mercado laboral y otras leyes de protección social.

La idea de independencia económica en la economía mundial actual es una ilusión reaccionaria. Esto es revelado como un engaño por la insistencia de los separatistas escoceses y catalanes de que se unirían a la Unión Europea, es decir, al mercado único, fuera del cual saben que sus economías estarían sujetas a una competencia aplastante. La izquierda, por otro lado, que insiste en que la independencia del mini-estado sería un catalizador para la nacionalización anticapitalista, la desintegración de los estados imperialistas circundantes y el crecimiento de la conciencia internacionalista y socialista, simplemente están proporcionando una utopía de izquierdas para atraer estudiantes y pequeño-burgueses radicales a la defensa de una nueva patria "social", cuyo aislamiento y decadencia social serán atribuidos a los patrones "extranjeros" y los trabajadores "atrasados".

Entonces, ¿qué deberían hacer los trabajadores y jóvenes de Catalunya el 21 de diciembre? Claramente, boicotear las elecciones sería una táctica totalmente ineficaz ya que todas las posiciones, a favor y en contra del separatismo, toman parte y la participación probablemente establecerá récords. Por supuesto, se lleva a cabo bajo las condiciones de la violación más grosera de la democracia imaginables en un "país libre", pero es probable que sea un medio para que la población exprese sus deseos a través del voto secreto.

Creemos que los socialistas en Catalunya deberían adherirse a una línea de clase de oposición a Rajoy y todos los partidos que han apoyado su negación del derecho a la autodeterminación, incluidos los míseros socialistas catalanes (PSC). También creemos que deberían rechazar a los partidos proindependentistas, Junts per Catalunya de Puigdemont, ERC y CUP.

Eso deja a Catalunya en Comu-Podem, CeC-P, una alianza en torno a la alcaldesa de Barcelona, ​​Ada Colau, más la filial catalana de Podemos y los representantes catalanes de Izquierda Unida, comunistas y verdes. Su programa es anti-austeridad y se basa en los movimientos de agitación de los Indignados en 2010-11, una mezcla de elementos socialistas de izquierda y populistas.

En sí los socialistas no tienen ninguna razón para respaldar este programa, pero CeC-P ha tomado la línea más correcta en la crisis actual, oponiéndose a la negativa de Rajoy a un referéndum y apoyando el derecho a tener uno, pero al mismo tiempo, oponiéndose a la secesión a menos que haya una clara mayoría. Un voto crítico para ellos permitirá, hasta cierto punto, la creación de una bandera de enganche para aquellos que están decididos a resistir la represión de Rajoy junto a los separatistas, pero también a exponer y oponerse a las políticas neoliberales de los dos principales partidos de ese campo. Al mismo tiempo, podría unir fuerzas contra el aventurerismo nacionalista no democrático de las CUP.

Más allá de estas tareas inmediatas, la cuestión clave es construir un partido socialista revolucionario tanto en Cataluña como en España, armado con un programa para derrocar a Rajoy, la monarquía y toda la Constitución de 1978. Sus consignas democráticas deberían centrarse en la convocatoria de asambleas constituyentes en las comunidades autónomas y a nivel del estado español, que puedan crear una república socialista federal multinacional en España como parte de unos estados unidos socialistas de Europa.

Defender el derecho a la autodeterminación y abrir la lucha contra la austeridad y el conservadurismo neoliberal reaccionario, contra el militarismo, y resolver las catastróficas crisis ecológica y de los refugiados no es solo una tarea catalana o española sino europea. Solo la clase obrera europea puede resolver tales problemas, no los nacionalistas, y tampoco los imperialistas alemanes o franceses maniobrando para asegurar su primacía. Para hacer esto la clase trabajadora debe estar unida, con una conciencia de clase que desenmascare y contrarreste el chauvinismo nacional con el internacionalismo de la clase trabajadora. Esto significa crear un partido internacional unido que anule las preocupaciones y los prejuicios nacionales, con objetivos socialistas revolucionarios unidos, en su estandarte debe escribirse claramente: Por Unos Estados Unidos Socialistas de Europa.